Home

Diario YA


 

Abogados inmobiliarios

Habitualmente las personas que desean realizar una operación de compraventa o de arrendamiento de un inmueble lo hacen sin asesoramiento legal. Aunque en ocasiones las operaciones se llevan a cabo satisfactoriamente, no son pocas las veces en las que surgen problemas y es entonces cuando recurren a un abogado inmobiliario.
Es precisamente para evitar esos problemas por lo que siempre se aconseja recurrir al profesional desde que se inicia el proceso.

Funciones que realizan los abogados inmobiliarios
La principal labor de un abogado inmobiliario es realizar las diligencias pertinentes y comprobar la totalidad de aspectos jurídicos que competen al inmueble que se quiera vender, comprar o arrendar, para que toda la operación se lleve a cabo con la máxima seguridad jurídica.
Un abogado inmobiliario es un guía para su cliente y tiene como objetivo que ningún aspecto de la operación vulnere la legalidad.

Compraventa de inmuebles
Un abogado inmobiliario comprueba todos los aspectos técnicos y jurídicos que tengan relación con el inmueble que se está tramitando, entre los que se incluyen:
- La situación registral del inmueble.
- Los gravámenes y cargas que pudiera tener.
- El estado de la construcción y su estabilidad.
- La situación urbanística del inmueble.

Arrendamientos inmobiliarios
Aunque el arrendamiento de una vivienda pueda parecer un proceso más sencillo que su compraventa, ciertas situaciones pueden convertirse en auténticos quebraderos de cabeza.
Es por este motivo que siempre sea aconsejable contar con los consejos de un abogado inmobiliario en todas las fases del proceso.
Los problemas más comunes son los incumplimientos de contratos, impagos, reclamaciones de las rentas y viviendas en condominio en las que unos propietarios desean arrendar el inmueble y otros no.

Ventajas de contar con los servicios de un abogado inmobiliario
El asesoramiento legal siempre ofrece un plus de seguridad en cualquier ámbito de la vida, más aún en algo tan importante como es la venta o arrendamiento de viviendas. Estas son algunas de las principales ventajas de contar con el asesoramiento de un abogado inmobiliario.

- Analizan y eliminan las posibles ilegalidades de la operación, así como sus riesgos.
- Evitan que puedan surgir conflictos y malentendidos en el momento de acabar un contrato de arrendamiento, algo muy habitual.
- En los casos en que los inquilinos se nieguen a abandonar la vivienda por finalización de contrato u otro motivo pertinente, el abogado usará las herramienta legales que correspondan para que el propietario pueda recuperar el inmueble con la mayor premura.
- Por otro lado, los abogados inmobiliarios también asesoran a los arrendatarios en situaciones que puedan suponer un abuso por parte de los arrendadores, como es el caso de subidas de la renta que no cumplan con la legalidad vigente.

Un abogado inmobiliario es la mejor garantía de que las transacciones que realices con tu vivienda, o con una que quieras comprar, se realizan en la más estricta legalidad. Sin duda, la mejor forma de evitar costosos problemas en el futuro. Casi siempre el pequeño desembolso que significa la contratación de un profesional, sea cual sea el sector en el que se desenvuelve, es una auténtica y rentable inversión.