Home

Diario YA


 

Kia Optima, despedida del Grande coreano.o++


Carlos Pascual. Kia, la marca coreana, presentó al sucesor del Optima, objeto de la presente prueba apenas hace unas semanas. Este todavía buque insignia de la marca sigue la línea de las berlinas clásicas, aunando diseño y practicidad en una carrocería de cuatro puertas.

El Kia Optima transmite unos acabados que ya no son aquellos por los que se hiciera conocida, incluyendo un amplio equipamiento propio de segmentos superiores. La construcción es firme y sólida, con todos los elementos de control a mano, únicamente se le puede reprochar el tacto de algunos botones y la colocación de los botones para la climatización de los asientos, que hace difícil dejar la cartera, el móvil o las llaves sin activar alguna de sus funciones.


El espacio en el habitáculo, es suficiente para cuatro ocupantes siendo para cinco, justo del mismo modo que la altura libre al techo en las plazas traseras. El maletero tiene 505 litros de capacidad; no llega a tener tanto como un Passat o un Ford Mondeo, pero supera ligeramente al de un Opel Insignia o Peugeot 508. Aunque difícil de aprovechar pues se antojan algo caprichosas sus formas.

Una vez en marcha el Kia Optima se muestra noble y confortable, el 1.7 CRDi de 136cv mueve con solvencia el conjunto. Asociado a una caja de cambios manual de seis relaciones de tacto agradable aunque ligeramente dura. A la hora de acercarse a los límites el Optima se muestra subvirador, y la dirección no es todo lo precisa que desearíamos para ir realmente rápido, no en vano, no ha sido diseñado para obtener el máximo en carreteras reviradas o circuitos. Aún siendo un vehículo orientado al confort permite realizar salidas moderadas por carreteras de montaña.


Ofrece un buen compromiso entre un vehículo de tres volúmenes tradicional con un diseño atrevido y unas prestaciones más que suficientes para el día a día. Siendo económico con un consumo de carburante de 5,1 litros cada 100 kilómetros recorridos, siendo en autopista dónde está brilla quedándose en apenas 4,2 litros, y en recorridos urbanos su gran pega pues el sistema Start&Stop tiene un funcionamiento un tanto extraño.


Sus sistemas de ayuda a la conducción son muy destacables pues ayudan a mantener el vehículo en el centro de carril interviniendo en el volante con suavidad no llega a ser intrusivo, siendo estos una ayuda real y no molesta para el conductor.

También debemos tener en cuenta que se encuentra el última fase de su vida comercial y ya ha sido presentado el modelo que lo sustituirá por lo que estos elementos serán corregidos.

El Kia Optima es un buen vehículo de tres volúmenes, orientado al mercado norteamericano, sintiéndose en pequeños detalles del interior. Es un muy buen coche para cuatro ocupantes aunque estrecho para cinco, con un mantenimiento ajustado. Lo que en conjunto hace que se cumpla con todos los aspectos sin llegar a destacar en ninguno, con detalles que en el nuevo modelo han sido corregidos y mejorados.

Etiquetas:Carlos PascualFórmulaYAKiaOptima