Home

Diario YA


 

Los secretos del arte: cuadros a los que no les dieron la última pincelada

El universo de la Historia del Arte está lleno de anécdotas, leyendas e historias dignas de conocer. Algunas son tan conocidas como la de la misteriosa sonrisa de Mona Lisa, pero otras quedan más ocultas en el imaginario popular.
MutualArt rescata para nosotros algunas de ellas, sobre todo las centradas en obras de arte que se habrían convertido en verdaderos tesoros de la pintura, sino fuera porque quedaron sin terminar.
La inesperada muerte de los artistas, el impago de quien había realizado el encargo, robos, desacuerdos entre el pintor y el modelo... Son muchos los motivos que hay detrás de que una obra de arte pictórica quede a medio. Y estas son algunas de las historias más llamativas de toda la Historia del Arte.

Leonardo da Vinci
Uno de los artistas más enigmáticos de todos los tiempos no podía quedar fuera de este listado. Y es que el genio italiano también dejó obras inacabadas. En concreto, un cuadro fechado en 1481 y que se ha llamado La adoración de los magos.
En el trabajo, da Vinci se quedó a medias de mostrar esa escena tan reconocida de los pasajes de la primera vida de Jesús. ¿Por qué? Porque el pintor estaba realizando esta obra en Florencia, ciudad de la que salió corriendo repentinamente por motivos políticos.
Jamás regresó sobre la pintura, que quedó inconclusa. Pese a ello, es una pintura elegante y muy icónica del Renacimiento italiano.

Gilbert Stuart
Avanzamos unos cuantos siglos hasta dar con el retrato de George Washington que Gilbert Stuart dejó a medio hacer en 1796. Pese a ser una obra muy poco avanzada, en la que solo se ve la cara del político, se ha convertido en uno de los grandes iconos de la pintura americana.
¿Por qué? Porque es la base que se utilizó como imagen para los billetes de un dólar. Esto quiere decir que, aunque el trabajo de Stuart no quedó finalizado, realmente la obra sí que cumplió con el objetivo de hacer reconocible al político americano.

Jacques-Louis David
El Juramento en la cancha de tenis, de 1791, es una obra maravillosa del pintor francés. Concebida como un boceto, podría tratarse completamente de la obra de un pintor contemporáneo.
Y es que, aunque solo se adivinan los cuerpos masculinos y se le ha dado realismo y color a las cabezas de cuatro de las 11 personas que aparecen bocetadas, la obra es de una belleza y una inteligencia a la altura de otros trabajos concluidos del artista.

Otras obras a medio camino
No solo la pintura ha dejado obras a medio terminar. La escultura e incluso la arquitectura forman parte de este listado infinito de enigmáticas piezas de arte que no terminan nunca y ofrecen una apuesta a la imaginación del público que las admira hoy, siglos después.
La Pietà Rondanini, de Miguel Ángel, o incluso la famosa Sagrada Familia, el gran proyecto del arquitecto catalán Gaudí, son solo algunos ejemplos más dentro del mundo de las curiosidades del vasto mundo del arte.