Home

Diario YA


 

Todo en uno, de vacaciones y a la compra

Audi A3 Cabrio, disfrutar a cielo abierto

Carlos Pascual. El Audi A3 Cabrio es un descapotable de 4 plazas, desarrollado tomando como base el A3 sedan, con lo que gana en habitabilidad en sus plazas traseras respecto a su generación anterior y tambien en capacidad de carga.

El descapotable más polivalente de la marca germana, se caracteriza por su estética imponente, ya sea con los paquetes S-line o sin ellos, su increíble aislamiento montando una capota de lona que se recoge en segundos y hasta 50 km/h.

El A3 cabrio de esta tercera generación es la segunda ocasión en la que podemos encontrar la posibilidad de disfrutar del cielo por techo mientras disfrutamos de la conducción. Este en su interior muestra unos ajustes excelentes dónde destacan los plásticos de gran calidad y los parasoles de plástico duro aunque con un tacto suave que no desmerece por completo al A3 cabrio. Una vez en su interior nos encontramos con un volante, perteneciente al equipamiento S-line, con un grosor que invita a realizar una conducción deportiva. Los asientos con un gran agarre lateral aunque sin posibilidad de ajustes eléctricos, facilitan encontrar una buena posición de conducción. Esta es muy buena pudiendo colocarse muy bajo y permaneciendo los mando muy a mano, solo se echaban de menos las levas para el cambio tras el volante.

El motor de la unidad de prueba era el 2.0 TDI del grupo Volkswagen que eroga 184 cv de potencia máxima, transmitida al suelo por un sistema “Quattro” compuesto por un embrague multidisco “haldex” para conectar el eje trasero. Este conjunto motriz se comporta en la práctica como un coche de tracción delantera hasta que la adherencia del tren delantero deja de ser adecuada, momento en el que se conecta el eje trasero. Esto hace que solo sea realmente efectivo en condiciones muy extremas pues este sistema de tracción tarda en actuar sobre el eje posterior dando lugar a un comportamiento muy noble con el que puedes realizar conducción deportiva pero con el que no se puede tomar como un verdadero tracción integral permanente.

El motor se muestra muy voluntarioso y elástico, empujando desde la parte baja del cuentarrevoluciones y en cualquiera de los modos que permite seleccionar el drive select, Efficiency: que busca el ahorro máximo de carburante y la caja de cambios realiza cambia de marcha en cuando es posible para mantener este lo más cerca del ralentí posible poniéndose en punto muerto cuando no es necesario su empuje ni su retención; Confort: este se corresponde con lo que denominariamos “normal” que  es el más parecido a lo que estamos habituados en cualquier otro coche con cambio manual; Sport: en este modo las marchas se mantienen más para lograr el mayor dinamismo y el motor arroja su par con mayor contundencia. Además todos ellos afectan a la forma en la que actual el sistema haldex que actúa con mayor precisión con el modo Sport activado.

En cuanto a consumo, este sí es un vehículo recomendable, pues apenas con 5,6 litros se conformará en carretera por cada 100 kilómetros recorridos. Si hablamos de los recorridos urbanos esta cifra aumenta hasta los 7.2 litros. Estas cifras en el momento que decidimos divertirnos buscando los límites, que están más cerca por tratarse de un cabrio; aumentan hasta los 9,2 litros por cada 100 km recorridos. Cuando quitamos el techo apreciaremos un aumento de una décimas de litro en cada una de las mediciones, siendo en la urbana cuando menos diferencia habrá, por tener la aerodinámica menor incidencia.

En conclusión, se trata de un vehículo construido para el disfrute de la conducción a cielo abierto, con el que realizar alguna escapada a la playa o a la montaña dándose alguna alegría deportiva de vez en cuando. Un coche capricho que resulta ser un gran capricho y que además es utilizable a diario con un maletero con más de 300 litros de capacidad. Todo ello desde algo más de 34.550€

Etiquetas:AudicabrioCarlos PascualFórmulaYAmotor